Compartir

Fieles católicos en Francia persisten en oración por el fin de restricciones a la Misa Tradicional

– Este 26 de agosto, los fieles que conforman el grupo «Centinelas por la defensa de la misa tradicional» alcanzarán un hito significativo al celebrar su semana número 100 de encuentros.

salven misa tridentina2

 Courtesy photo / Sentinels for the Defense of the Traditional Mass

(CATOLIN).- La decisión de suprimir la Misa tradicional, también conocida como usus antiquior, ha catalizado una resistencia marcada por la oración en la ciudad de París. Fieles laicos han venido reuniéndose frente a las oficinas de la Iglesia y la nunciatura apostólica como un gesto de protesta pacífica.

Este 26 de agosto, los fieles que conforman el grupo «Centinelas por la defensa de la misa tradicional» alcanzarán un hito significativo al celebrar su semana número 100 de encuentros. La agrupación, que se formó en julio de 2021, ha mantenido su reunión semanal en respuesta a la supresión de la Misa tradicional en París.

Iniciando sus protestas frente a la nunciatura apostólica y posteriormente ante la sede de la arquidiócesis parisina, los miembros de este grupo han encontrado en la oración una manera de expresar su descontento con el motu proprio Traditionis Custodes del Papa Francisco. Dicho documento impuso restricciones a la Misa más antigua, celebrada antes de las reformas litúrgicas de la década de 1970, resultando en la eliminación de la Misa tradicional en ciertas áreas específicas de la capital francesa.

En una conversación con el Register el 24 de agosto, Louis Renaudin, uno de los organizadores, profundizó la esencia de esta iniciativa, quiénes son los participantes y cuáles son sus objetivos. Renaudin compartió que él y otros fieles están inmersos en un proceso de comprensión sobre los motivos detrás de los cambios en la liturgia católica. Hasta que las razones detrás de estas decisiones sean claramente entendidas y asimiladas, defienden la Misa antigua en beneficio propio y de las generaciones futuras.

Renaudin enfatizó que su compromiso en esta acción continuará en los años por venir, si es necesario, en aras de proteger sus convicciones.

Monsieur Renaudin, los «centinelas» cumplirán el sábado 100 semanas reunidos. ¿Cuál es la causa precisa de esta acción y qué quiere conseguir con ella? ¿Cómo empezó?

La causa principal fue la publicación del motu proprio Traditionis Custodes, y la causa secundaria, el inicio de la aplicación de este texto en París por monseñor Michel Aupetit, entonces arzobispo de París. De ahí los lugares elegidos para nuestras oraciones.

Además, defendemos el usus antiquior porque es la expresión perfecta de nuestra fe católica, que hoy se enfrenta gravemente a amenazas muy serias, y es importante que protejamos este medio que nos da la seguridad de que se transmitirá intacta a nuestros hijos y nietos.

¿Suprimió el antiguo arzobispo todas las celebraciones tradicionales de París?

No todas. Curiosamente, se limitó a la supresión de las misas según el usus antiquior que se celebraban en las parroquias periféricas, socialmente pobres y multiculturales -es decir, en dos parroquias populares, Notre-Dame-du-Labor y Saint-Georges de la Villette-, mientras que no tocó las celebraciones de los barrios acomodados y más bien jóvenes, donde se habría enfrentado a una reacción violenta.

¿Así que las misas continuaron en las zonas de lujo?

Absolutamente, y no creo que el nuevo arzobispo vaya a arriesgarse a suprimirlas, a menos que desee -y no parece que desee hacerlo- encontrarse con una revolución, algo en lo que los franceses parecen ser particularmente buenos.

¿Conoce acciones de resistencia similares en curso, en Francia o en otros lugares?

En Francia, hubo otras reacciones militantes en ciudades como Dijon o Annecy, y en general los pastores comprendieron bastante pronto que sería inútil emprender una cruzada contra los laicos apegados a la fe tradicional de la Iglesia.

¿Cómo lo saben?

El movimiento «Paix Liturgique» [una organización católica francesa que apoya la misa tradicional y trabaja por la paz litúrgica] ha realizado más de 25 sondeos de opinión en Francia desde el año 2000 (tres sondeos nacionales y 22 diocesanos), que han dado casi todos las mismas respuestas: Un tercio de los católicos franceses [que van a misa] están apegados a la liturgia tradicional -y si no asisten a ella es porque no se les propone ni se les ofrece allí donde viven-; más del 50% desean la paz y no se oponen al deseo de los anteriores de beneficiarse de la liturgia tradicional; y sólo un escaso 10% de los católicos son militantes de la política de apartheid, y además ese 10% es en general bastante mayor, y los obispos franceses son muy conscientes de todo eso, lo que explica su prudencia.

¿Calificaría su acción de protesta?

El Concilio Vaticano II y algunas declaraciones recientes del Papa Francisco subrayan la importancia de los laicos en la Iglesia. Nuestro planteamiento consiste, pues, en hacer saber a nuestros pastores nuestras necesidades y también nuestro descontento. Por eso, desde hace 100 semanas, venimos a rezar nuestro Rosario delante de la nunciatura en Francia y actualmente delante de las oficinas de la arquidiócesis de París.

¿Cuántas personas acuden a esta oración diaria? ¿Cuál es su procedencia y edad?

Por razones de seguridad, es importante que nuestras oraciones no se consideren actos de desorden. Por eso, cada día, dos o tres personas rezamos el Rosario en la calle. Rezar es suficiente: Para las autoridades, demuestra que no somos «revolucionarios» ni «terroristas»; y, para la arquidiócesis, es suficiente para mostrarles nuestra determinación, porque seguiremos así durante años, si es necesario.

¿Hasta qué punto ha sido eficaz su acción?

Ante la nunciatura, fue una preocupación para el nuncio. Ante la arquidiócesis de París, también debió de preocupar al arzobispo, porque la policía vino a decirnos que nos habían denunciado por grave riesgo terrorista. ¡Pero esto sólo provocó la sonrisa de la policía!

¿Le gustaría que los católicos de otras ciudades francesas y del resto del mundo tomaran medidas similares? En caso afirmativo, ¿qué consejo les daría?

Sabemos que en Francia otros grupos harán lo mismo si se les persigue [que se suprima el TLM], pero, a decir verdad, la mayoría de los obispos franceses son inteligentes y, Deo gratias, no desean desencadenar una reacción que sería segura.

Nuestro deseo es establecer liturgias tradicionales allí donde los fieles las necesiten, como esos mismos fieles habrían deseado si hubiera habido una aplicación santa y piadosa de las decisiones del motu proprio Summorum Pontificum. Si nuestros obispos no entienden esto, les ayudaremos a entenderlo. Somos laicos libres e íntegros… por lo que, si las situaciones lo exigieran, estaríamos dispuestos a estar en todas partes donde hubiera necesidad, como en Saint-Germain-en Laye, donde, cada domingo, tenemos una misa celebrada al aire libre, ante la puerta cerrada de una iglesia siempre vacía, pero también en muchos lugares de Europa e incluso de África o Asia.

A través de Traditionis Custodes, los observadores creen que el Papa Francisco desea acabar con la liturgia tradicional, basándose en su afirmación de que la liturgia reformada debe ser la «forma única» del Rito Romano.

Sí, pero en 2007, su predecesor habló muy bien del usus antiquior y quiso establecer una verdadera paz litúrgica. Así que si el Papa actual no entendió lo que estaba en juego, esperaremos a un próximo Papa, con la esperanza de que otros le aconsejen bien para que pueda tomar medidas que garanticen una verdadera paz según la fe. Pero es evidente que no somos nosotros los que hemos cambiado, y en temas tan importantes. No tiene sentido que cada 10 años se cambie de opinión según el Papa o el obispo de turno. Si el usus antiquior nunca ha estado en contra de la fe, y sabiendo que la fe misma no cambia, ¿cuál es entonces el problema en seguirlo y apoyarlo, como han hecho los papas anteriores?

Los críticos argumentarían que estás siendo desobediente con el Papa. ¿Estaría usted de acuerdo?

Desde luego que no. Además, ¿por qué algunas autoridades eclesiásticas no «obedecieron» cuando estaba en vigor Summorum Pontificum? Pero repito, esto no es desobediencia: Somos padres y madres de familia, y antes de obedecer ciegamente, debemos entender lo que se nos propone, por nuestro bien y por el de nuestros hijos. Nunca se puede hablar de abandono de la práctica católica -y, en cuanto al usus antiquior, de pleno respeto a la fe de todas las épocas-. Por el momento, sin embargo, aún no hemos entendido por qué algunos querrían que cambiáramos nuestra fe católica. Así que, de momento, esperamos a que nos convenzan; y mientras tanto, perseveramos en nuestra fe y nuestras convicciones, al tiempo que ayudamos a nuestros sacerdotes.

Etiqueta

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *