Compartir

7 Datos para Comprender la Solemnidad de María, Madre de Dios

– María era conocida como «Theotokos» por los primeros cristianos, un término griego que significa «Madre de Dios».

maria madre de Dios

María madre de Dios. Foto por: Cathopic

(CATOLIN).- Aquí presentamos siete detalles acerca de la «Solemnidad de Santa María, Madre de Dios», propuestos por aciprensa, la cual tiene lugar anualmente el 1 de enero.

1.-Conclusión de la Octava de Navidad:

La solemnidad de María, Madre de Dios, marca el final de la Octava de Navidad, una celebración de ocho días que inicia el 25 de diciembre, con raíces en la tradición de la circuncisión al octavo día, reflejada en el Antiguo Testamento y en la práctica de Jesús.

2- Theotokos entre los Primeros Cristianos:

María era conocida como «Theotokos» por los primeros cristianos, un término griego que significa «Madre de Dios». Esta designación fue respaldada en el Concilio de Éfeso en el año 431, consolidando la creencia de que María es la Madre de Dios por dar a luz a Cristo, quien es Dios.

3.- Orígenes en las Primeras Oraciones Cristianas:

El título «Madre de Dios» tiene raíces en las primeras oraciones cristianas, como la antigua oración mariana del siglo III: «Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios».

4.- Una de las Primeras Fiestas Marianas:

La «Maternidad de María» es una de las primeras fiestas marianas que se celebró alrededor del siglo V en Bizancio. A lo largo del tiempo, se integró en la liturgia romana y finalmente se estableció el 1 de enero, convirtiéndose en la «Solemnidad de María, Madre de Dios».

5.- Coincidencia con la Jornada de la Paz:

La celebración de María como Madre de Dios coincidió originalmente con la «Circuncisión del Señor» pero fue restablecida en octubre por el Papa Pío XI. En 1969, con la reforma litúrgica, se movió al 1 de enero, también designado como la Jornada Mundial de la Paz por el Papa Pablo VI en 1968.

6.- Dogma Mariano más Importante:

El título «Madre de Dios» es el dogma mariano más importante, fundamental para comprender otros dogmas como la Inmaculada Concepción, la perpetua Virginidad, y la Asunción de María. Estos elementos constituyen la riqueza y la centralidad de la fe mariana en la tradición católica.

7.- Consentimiento de María para ser la Madre de Dios:

María dio su consentimiento para ser la Madre de Dios, un acto libre y responsable que resalta la nobleza y la elevada vocación de la mujer. Este consentimiento, destacado por San Juan Pablo II en 1996, señala la importancia de la humildad y la libre elección en la Encarnación del Verbo de Dios.

Etiqueta

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *