Compartir

Sacerdote Edgardo “Lalo” Jara promueve a sexóloga radical y a defensora de la ideología LGTB

– El sacerdote Edgardo “Lalo” Jara de Washington, D.C., está promoviendo a Margarita Murillo, sexóloga radical y defensora de la ideología LGTB.

padre lalo

Foto por: YouTube screenshot

(CATOLIN).– A través de su plataforma, el sacerdote Edgardo “Lalo” Jara de Washington, D.C., a pesar de su posición en la arquidiócesis y su nombramiento como Predicador Eucarístico Nacional por la USCCB, está difundiendo confusión sobre la enseñanza católica al apoyar a un “sexólogo” cuyas ideas contradicen las enseñanzas de la Iglesia.

El sacerdote Edgardo “Lalo” Jara de Washington, D.C., está promoviendo a Margarita Murillo, sexóloga radical y defensora de la ideología LGTB, presentándola en su programa “Cafeteando Con El P. Lalo” y la ha recomendado a los espectadores, alentándolos a visitar su sitio web y redes sociales que promueven la masturbación, la anticoncepción y el uso de juguetes sexuales.

Pese a su cargo en la arquidiócesis de Washington y su nombramiento como Predicador Eucarístico Nacional por la USCCB, el sacerdote está difundiendo confusión sobre la enseñanza católica al apoyar a un “sexólogo” con ideas contrarias a las enseñanzas de la Iglesia.

En 2022 en una entrevista con el sacerdote, la sexóloga contradijo repetidamente la doctrina católica sobre sexualidad, defendiendo la “expresión” homosexual, comentarios que Jara calificó de “excelentes”.

Siendo profesor, llevó a Murillo a colegios católicos para enseñar sexualidad a sus alumnos. Recientemente, la llevó a una parroquia para impartir un taller sobre “sanación de la sexualidad”.

Entre otras cosas, el sacerdote reveló que la sexóloga ha enseñado “educación sexual” a seminaristas en el seminario nacional de Costa Rica en San José. Admitiendo haber dicho a los seminaristas que la masturbación “no es pecado” y que la homosexualidad es “una opción”.

En dicha entrevista Jara la presentó como una “gran amiga desde hace muchos años” y destacó: “Tiene ese carisma, un carisma que ha recibido de Dios y que siempre ha puesto al servicio del trabajo de la gente y especialmente de la gente sencilla, de la gente del campo, de las comunidades”.

En ese mimo programa dos preguntas fueron leidas por Jara, una de una mujer que vive con “amigos homosexuales”, que preguntó: “¿Es pecado tener amigos homosexuales?” y otra pregunta de alguien que preguntó: “Padre, ¿por qué ser gay está tan mal visto en la Iglesia Católica?”.

Para responderlas, Murillo hizo un discurso de 15 minutos sobre la sexualidad en el que defendió la “expresión de la homosexualidad” y afirmó que la sexualidad existe para crear un “vínculo” y no para procrear, y +- de las personas son “bisexuales”, porque “nos enamoramos de las almas”.

“Es importante que entendamos las bases de la sexualidad y cómo evolucionó la sexualidad en nosotros como especie humana, porque no se comporta de la misma manera que en otros mamíferos”, señaló Murillo.

Añadió, “La bióloga evolutiva Helen Fisher calcula que hace millones de años, las hembras para evitar -desde que se ponen a dos patas- que un primate que caminaba a cuatro patas la preñara, las hembras se quitaban el celo. Y esto ahora ha cambiado radicalmente nuestra sexualidad”.

Luego de sus comentarios, Murillo preguntó al padre Jara “qué tal ha salido”, a lo que el sacerdote respondió: “¡Ha quedado excelente! Me encanta”.

Finalmente, el sacerdote animó a los espectadores a visitar la página de Facebook de Murillo y su web, en donde dijo “hay recursos y hay cursos que también se imparten para aquellos que quieran seguir creciendo en este tema”.

La Iglesia Católica enseña –con base a la realidad biológica- que la procreación es el fin primario de la sexualidad y del matrimonio, como enseñó el Papa Pío XI en Casti Connubi y reafirmó el Papa Pío XII.

La Iglesia reconoce fines secundarios de la sexualidad, pero señala que deben estar “subordinados al fin primario”, como afirma Casti Connubi. La Humanae Vitae del Papa Pablo VI enseña que “todos y cada uno de los actos conyugales deben conservar necesariamente su relación intrínseca con la procreación de la vida humana”.

En 2004 una carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe aprobada por Juan Pablo II afirma que el sexo “caracteriza al hombre y a la mujer no sólo en el plano físico, sino también en el psicológico y espiritual, dejando su huella en cada una de sus expresiones. No puede reducirse a un puro e insignificante hecho biológico, sino que ‘es un componente fundamental de la personalidad, uno de sus modos de ser… y de vivir el amor humano’”.

Etiqueta

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *