Jesús en Ti Confío - CATOLIN

LOGO
Logo Oficial
logo
Vaya al Contenido
Jesús en Ti Confío
Xalapa, Ver. 11 Abril 21. 17:40 hrs.
Columnista de CATOLIN
Hoy que celebramos el día de la fiesta de la Divina Misericordia cuyo principal objetivo es hacer llegar a los corazones de cada persona el siguiente mensaje:

    Dios es Misericordioso y nos ama a todos ... "y cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia"(Diario, 723).

    Quiero que juntos reflexionemos sobre la confianza en Dios. Esta, es una entrega sin reservas a la acción de la Providencia Divina, es un abandono de sí mismo y de nuestros medios para esperar únicamente en la Bondad y Sabiduría del Sagrado Corazón.

    Por ejemplo, pensemos, cuando tenemos la oportunidad de escoger a los amigos que forman nuestro círculo social, esa confianza se ejerce de un modo sano. En cambio cuando los que nos rodean no han sido escogidos por nosotros cuesta trabajo mantenerla y les otorgamos un trato momentáneo.

    En cuanto más nos conozcamos y nos queramos, la confianza será mucho mayor.

    Por otro lado, cuando nos rodeamos de personas en las que no podemos confiar nos hacemos herméticos, reservados, temerosos e incapaces de entablar una relación más íntima.

    CATOLIN ¿Qué tanto es tu relación con Dios? partamos de esto, pues de aquí en adelante, podremos reflexionar con base a mi relación con Dios ¿Qué tanto tengo puesta mi confianza en Él y no en mis capacidades humanas? ¿Qué tanto decido sólo rodearme de Él para confiar en su misericordia?

    En nuestra vida siempre habrá sufrimientos, preocupaciones, problemas, pérdidas, enfermedades... pero es importante que estas siempre las llevemos como verdaderos hijos de Dios, es decir; sin agobios, sin rebeldía, sin tristeza y desde luego, sin confiar en “nuestras fuerzas” o en las “fuerzas” de otras personas; en quienes en muchos momentos, ponemos nuestra confianza.

    Si mi confianza está puesta en Dios, entonces esta debe representar más que un acto simple.

    La confianza vista desde la fe consiste en una fe inconmovible, tan firme que nada, ni las mayores tormentas y huracanes la hagan tambalear, su única base es creer en Dios, un Dios que no vemos y que en ocasiones pareciera darnos la espalda y olvidarse de nosotros, en un Dios que aparentemente contempla indiferente el triunfo del mal, en un Dios que pareciera sordo a nuestros llamados de auxilio cuando nuestra barca parece hundirse.

    Esta confianza, CATOLIN, roba a los Sagrados Corazones sus mayores y mejores gracias que guardan para todas las almas. Debemos creer y confiar que quien nos da los bienes nos dará también la fortaleza para resistir en la tentación.

    Es necesario que en medio de todas situaciones, dolores o problemas personales, familiares, laborales o como estudiantes, que en muchas ocasiones nos dejan sin la certeza que necesitamos para hacerle frente, hagamos un acto de confianza en Dios, de abandono en su Divina Voluntad diciendo con confianza: Jesús en Ti confío.

    Sólo en esta confianza encontraremos la paz y la fuerza para seguir luchando.

    CATOLIN si tienes confianza en Dios y sólo en Él, vencerás. Acepta la Divina Voluntad, acepta no entender las situaciones, confía en que nosotros no sabemos ni conocemos el porqué de las circunstancias, pero que Dios si lo sabe, y de esto Él sacará un bien, incluso por muy malo que parezca.

    La persona que confía en Dios aguanta, se levanta, no se rinde, a veces tendrá sus días... sus momentos, pero se levanta... vuelve a empezar.

    Y esa persona que confía en Dios, lo muestra a través de su testimonio, reflejando que es Cristo quien la sostiene, y que en medio del sufrimiento sólo puede sentir felicidad pues es en Cristo y con Cristo que lo puede todo, y no en “sus fuerzas” o en “otras fuerzas humanas”.

    Y ¿Cómo puedo confiar en Dios? Para conseguir emprender con totalidad y mayor seguridad la confianza en Dios es necesario pedírsela en la oración.

    Por ello, CATOLIN, la oración es un “tip” que hoy te invito a realizar llevándolo a la práctica, a mí, en lo personal me ha servido mucho. No olvides que esta debe ser:

     1. con humildad: Reconociendo que tú solo no puedes nada y que Dios lo puede todo.2. con constancia: Es decir, pedirle a Dios esta gracia todos los días.3. con perseverancia: Es necesario seguir pidiendo, aunque no sientas respuesta pronta... aunque todo siga gris, persevera.4. con confianza: Para reconocer que Dios es tu Padre que te ama y que busca tu bien.5. con serenidad: Porque sólo Dios sabe las necesidades que tienes, e incluso, lo sabe mucho mejor que tú.

    CATOLIN ora, ora, ora y ponte en las manos del Padre Misericordioso, confiémosle todo a quien es Omnipotente. Que no nos desaliente nuestra debilidad. Procuremos fortalecernos con humildad y entender bien lo poco que podamos entender. Desconfiemos por completo de nuestras fuerzas y confiemos del todo en la misericordia de Dios.

    Nuestro gran engaño está en no confiar del todo en el Señor, pues todo lo que Él hace y permite, lo hace porque sabe lo que nos conviene.

    Especialmente en este día, día dedicado a la Divina Misericordia digamos con fe al Señor: JESÚS EN TI CONFÍO, no entiendo o entiendo poco, pero a pesar de ello, JESÚS EN TI CONFÍO.

    Anhelo ser un TESTIGO AUTÉNTICO DE LA VERDAD CONFIANDO EN JESÚS, MI SEÑOR... y tú?
También te puede interesar:
Columnista de CATOLIN
Alejandra Villegas

Lic. en Geografía., Lic. en Derecho, Jefa del área de redacción y estilo de CATOLIN...

Todos los derechos reservados © 2017 CATOLIN
Regreso al contenido