Compartir

El Papa pidió perdón en Canadá por un supuesto crimen que se ha revelado falso

– El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, condenó estos actos y expresó su comprensión hacia la ira de las comunidades indígenas, instando al Vaticano a emitir disculpas públicas

CanadaFcoSaludaIndio 860x484 1

Papa Francisco en su visita en Canadá

(CATOLIN).- El Papa Francisco visitó Canadá hace poco más de un año para ofrecer disculpas a las comunidades indígenas por un supuesto ‘crimen’ cometido por instituciones católicas. Sin embargo, los eventos recientes han arrojado dudas significativas sobre la veracidad de estas afirmaciones y han puesto de relieve una narrativa que, al parecer, carece de evidencia sólida.

La situación comenzó a desarrollarse cuando, en julio del año pasado, se descubrieron hileras de tierra excavada cerca de iglesias y escuelas católicas con una historia centenaria. Las sospechas se despertaron entre un grupo de activistas, quienes alertaron a los investigadores sobre estas formaciones particulares en el subsuelo. El uso de sonares reveló «formaciones distintas al resto de la tierra», lo que desató un torrente de especulación.

Surgió entonces la narrativa de que estas ‘formaciones’ eran posiblemente los restos de niños indígenas enterrados de manera anónima, víctimas de acciones llevadas a cabo por figuras religiosas, específicamente la Iglesia Católica. Se especuló sobre fosas comunes que supuestamente albergaban los restos de estos niños. Esta versión de los hechos provocó un movimiento de reacción, incluyendo la quema de iglesias y ataques contra instituciones cristianas.

El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, condenó estos actos y expresó su comprensión hacia la ira de las comunidades indígenas, instando al Vaticano a emitir disculpas públicas. El Papa Francisco respondió a esta solicitud, expresando su pesar por el papel de la Iglesia en estas acciones históricas: «Estoy desolado. Pido perdón, en particular, por la forma en que muchos miembros de la Iglesia y de comunidades religiosas colaboraron, incluso con indiferencia, en estos proyectos de destrucción cultural y asimilación forzada por parte de los gobiernos de la época».

No obstante, una revisión reciente de las pruebas ha arrojado luz sobre la situación. No se ha encontrado ningún cadáver en las excavaciones realizadas en la zona. Lo que en un principio se creía que eran fosas comunes, ahora se ha demostrado que son formaciones rocosas. Esto plantea cuestionamientos importantes sobre la exactitud de las acusaciones originales y la reacción pública que se desencadenó.

Etiqueta

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *